Google+ Followers

Soy Gaby, vivo en Buenos Aires, Argentina. Pisé o estoy por pisar los treinta y digo esto hace un PAR de años.
Comencé con este blog por un curso de narrativa y terminó siendo un motor alucinante para compartir las sensaciones que un libro despierta.

info
  • '/>

06 noviembre 2012

El límite del placer - Eve Berlin



















¿Hasta dónde estás dispuesta a llegar para conocer los límites de tu placer?Para la autora de novela erótica Dylan Ivory, el control lo es todo, ella lleva una vida organizada y segura, estable, sin riesgos. Hasta que se topó con Alec, un hombre que era todo lo contrario a ella... pero que era todo lo que realmente quería ser.
Alec Walker es un escritor de thrillers psicológicos y un hombre que vive al límite. Las motos, el snowboard, nadar entre tiburones, nada es demasiado arriesgado ni demasiado peligroso para él. Y ese riesgo también se extiende a sus gustos en el dormitorio. Alec encuentra el placer en la dominación y es en su club de BDSM donde da rienda suelta a sus deseos. Como labor de investigación y documentación para su próxima novela, Dylan mantiene un encuentro con Alec y éste la invita a probar los placeres que se ocultan tras ese delicioso fruto prohibido que es el mundo del BDSM. Alec quiere demostrarle que no hay placer más sublime que la sumisión y, con esa idea en mente, la tienta a probar el placer infinito. Pero, ¿sabrá él mantenerse firme ante la primera mujer que es capaz de hacerle doblar las rodillas? ¿Será Dylan capaz de conquistar su corazón?

Mis sensaciones:
En las novedades de noviembre, se encontraba esta novela y recuerdo comentarle a Alyena que era una de las que iban directo a mi wishlist.
Por suerte, el ejemplar llegó  y me lancé a su lectura. Pensé que lo iba a devorar pero me resultaba fácil dejarlo y pasar a otra cosa, como pintarme las uñas o hacer un zapping furioso.
Eso suele ser un mal síntoma…
Nunca voy a decir que un libro es malo, simplemente me limito a decir que no me gustó, comprendiendo que hay muchos factores subjetivos que pueden condicionar mi lectura.  En este caso lo que sí puedo decir es que me desilusionó.
Si tengo que encontrar los motivos de esa decepción puedo comenzar  mencionando una de las citas que aparecen en el libro antes de empezar el primer capítulo.

“Señoras olvídense de Christian Grey: llega a nuestras librerías Alec Walker”
Romantica´s.

Insisto, grave error seguir promocionando un libro mencionando a otro, que además, fue un éxito rotundo en todo el mundo.

Otro factor importante tiene que ver con las expectativas que nos despiertan tres elementos importantes: La tapa, el título  y el breve resumen que encontramos en el libro es lo que nos lleva a comprarlo o seguir de largo.
El título es más que sugerente y si lo analizamos profundamente tiene coherencia con la historia.
La tapa, una máquina de escribir, nos recuerda lo que la sinopsis nos cuenta del libro: que los protagonistas de la historia son escritores, ella de novelas eróticas, él de thrillers de suspenso. Ella debe investigar para su próximo libro sobre el BDSM y él será su maestro.
Bien, por esas dos razones elegí leer “El límite del placer” y la desilusión llegó cuando no encontré a dos escritores.

NOTA: Luego de escribir la reseña la portada fue cambiada por la que utilicé para la ficha del libro.

Con esta información empecé mi lectura y me encontré con esto:

La historia:
Dylan Ivory es una escritora de novelas eróticas que decide ponerse en contacto con Alec Walker, un colega que se dedica al género de suspenso. Ella se encuentra en plena investigación para su próximo libro que abordará el tema del BDSM y Walker le fue recomendado para enseñarle sobre el tema debido a su condición de amo dominante.
El pasado de Dylan marcó su personalidad a fuego. Una  madre bipolar la llevó a ocuparse de todo desde que era muy pequeña, incluso de su hermano pequeño, a quien luego perdió en un accidente. Esos años difíciles hicieron que el control y la independencia fueran su escudo protector, llevando una vida solitaria, sin entablar vínculos emocionales que pudieran recordarle el sentimiento de pérdida y desprotección.
Para Alec, el control tiene que ver sólo con el placer, mientras vive una vida sin límites ni ataduras. El amor y las relaciones con las mujeres no tienen espacio en su vida, más que para compartir encuentros sexuales donde él es quien está al mando.
Cuando estos dos personajes se conocen, Walker acepta enseñarle todo sobre el BDSM siempre y cuando ella deje su actitud controladora y deje salir a la sumisa que hay en ella.
Para Dylan aceptar eso fue difícil, pero el placer extremo dominó su razón y poco a poco sus escudos bajaron, rindiéndose a Walker completamente.
Sus encuentros resultaron ser un choque para ambos. Él, por primera vez, no podía separarse de una mujer. Ella, por primera vez deseaba tener a alguien en su vida.
El placer los empuja hasta un límite donde ambos deberán enfrentarse con lo que siempre quisieron evadir. Amar, compartir, sentir, necesitar. Poder perder el amor vital, el miedo a ser vulnerables. Sentir que la vida sin el otro, ya no tiene sentido.
Al final de este libro ambos deberán decidir si se arriesgan a vivir lo que sienten o continúan protegidos por la coraza que crearon durante todos estos años.

La historia me resultaba interesante. La propuesta representaba un giro argumental sobre el BDSM y un nuevo ángulo desde donde abordarlo. 
Lamentablemente, Eve Berlin no aprovechó las herramientas que ella misma creó para contar esta historia.
El hecho de que ambos sean escritores no tiene ninguna importancia en la trama. (Recordar la tapa y la sinopsis). De hecho podrían ser un bombero y una pediatra y no modificaría en nada la historia ni la psicología de los personajes.
El libro en que la autora trabaja y por el que decide entrevistar a Walker, no tiene lugar en la historia. Lo que esto significa es que las razones por las que ella transita el camino de la sumisión, poco tienen que ver con una investigación profesional.

El tema 
Principalmente, la autora aborda el tema del  SUBESPACIO, un estado que alcanzan algunas sumisas luego de una sesión de BDSM.
Todo lo demás, me resultó una excusa para desarrollar el tema y eso no estaría mal, si al final se llegara a la PROFUNDIDAD DEL TEMA.
En este caso no sucede.

Narrado en tercera persona, Eve Berlin llena sus páginas con repeticiones, largas descripciones que cuentan lo que los personajes sienten, temen y desean, con pocas acciones que justifiquen el argumento.
Por momentos nos encontramos con diálogos larguísimos que se asemejan a discursos técnicos, lo que refleja un pobre manejo de los climas, las emociones y las tensiones.
Por momentos la lectura me resultó insignificante. Muchas palabras vacías, mucho ruido y pocas nueces, que me llevaron a la distracción en varios pasajes.

Durante casi todo el discurso, la repetición y la monotonía dominaron el relato. Recién en las últimas páginas aparece un poco de ritmo, justo cuando ya termina la historia.

Los personajes
Fueron funcionales a la historia, pero la autora no les dio vida suficiente. No logré emocionarme ni empatizar con ellos. Alec cumple con todos los requerimientos del hombre dominante increíblemente sexy. Dylan, un personaje un poco más trabajado desde lo emocional, terminó  transitando la historia sin rumbo claro, encontrando su final feliz, sin que nosotros tengamos claro cómo.

Las escenas eróticas son muchas, repetidas y nada originales, enfocadas en el tema del subspace pero sin llegar a darle la importancia que merecía el tema.

En definitiva, me encontré con un libro que evidenciaba grandes pretensiones, planteando varias situaciones, temas y líneas argumentales interesantes, sin desarrollarlas exitosamente. Todo lo que se planteó me resultó incompleto, sin una coherencia narrativa que justificara los sucesos que marcaban la historia.
No pude conectar con esta novela y creo que en gran medida se debe a la falta de climas y a un planteo de la historia desde un lugar que no me resultó coherente.

A este libro le siguen dos más cuyos protagonistas se presentan en “El límite del placer”. Se trata de Dante, otro dominante, amigo de Alec y de Misha, una escritora amiga de Dylan.
Seguramente los voy a leer, porque la intriga ya está sembrada, pero si las decisiones autorales son las mismas que en esta novela, seguramente me quedaré con el mismo sabor a POCO.

El resultado:
Un libro más dentro del género erótico, con el que se puede pasar el tiempo pero que resultará absolutamente olvidable.



12 comentarios :

No sabes las ganas q tengo de hincarle el diente, y sabiendo su precio mas.

Un saludito

Responder

mmmmm es muy flojo, no creo que sea una inversión ;)Me estoy yendo a trabajar, cuando regreso te mando un mail y te lo puedo "prestar".

Responder
Leyendo ando respondió...

Lo peor es que aunque sea para confirmar que no me gusto, voy a leer los otros libros de la serie. No sé si soy masoquista o muy optimista... ;) Saludos, Aineric!

Responder

Hola Leyen ando!!!! primero quise leer el libro antes de leer tu reseña... la cual describe totalmente mi sentir con este libro!!!!

Alec de decir woooow!!!! sieguiente
Dylan... el nombre me gusto mucho....

Un besote

Leyendo ando respondió...

jajajajajaja ¿Leerías los otros de la serie? Ahora quiero ver cuál es la historia de Dante.
Besos Lizeth!

Responder

Hola, casi lo compro, pero me dio por pasarme por aqui y ver tu reseña, y pues creo que me salve!!! jajaja

Leyendo ando respondió...

jjajajajajajajajaj dentro de este estilo te recomiendo la serie "Amantes perversos" de Shayla Black. Dominada por el deseo es el primero! :)

Responder

El límite del placer , estuvo mmmbien, justo, que se yo... pasó.
POR LO QUE MÁS QUIERAN NO PIERDAN EL TIEMPO CON EL LIMITE DEL DESEO!!
Lo terminé de leer para odiarlo del principio al fin. Malo es poco. Creo que lo escribió alguien a los 15 años y un adulto le sumó escenas de sexo.
Horrible.

Leyendo ando respondió...

Lo terminé anoche y mañana subo la reseña.... No me jodió tanto porque no esperaba menos...
jajajajajajajajaa

Responder

Omg acabo de leer todo lo anterior.... pero q va ya tengo los tres no queda otra q leerlos=(=( ya contare q tal, lo peor es antes lei valeria la cual ame ynodie por terca y luego la trilogia de julie kener q no estuvo mal.
Bueno desenme suerte, por lo mejos q me den suejo y jo me desvele leyendo como la anteriores. Jajajaj
Un abrazo
Paola

Leyendo ando respondió...

Hola Paola!
Espero que te guste. La verdad a mi me resultó muy pobre pero para gustos, colores...
Lo importante es que te entretenga.
Un beso grande!

Responder

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco tus comentarios pero POR FAVOR, en beneficio de todos, NO PIDAS LIBROS, ni dejes tu correo electrónico en en el mensaje con ese fin. Ese tipo de mensajes serán eliminados.
Podés leer las políticas del blog para obtener más información.
Gracias.